Hace apenas un mes que este blog comenzaba su andadura, coincidiendo con la víspera de mi emigración a los Países Bajos por motivos científico-profesionales. Lo hacía en otra url, y con un nombre, Scimigrantes, que demostró tener muy poco gancho y ser un pésimo juego de palabras.

Lo reabro aquí, por cortesía de los amigos de Naukas, con los que llevo unos años de agradabilísima colaboración y que han tenido a bien considerar que mis historias bien valen un blog propio. Confío en no decepcionarles en mi nuevo papel de… ¿corresponsal?

egg

La temática del blog será mucho más flexible de lo que el título puede dar a entender. Además de hablar de mis experiencias como emigrante científico (personales, intransferibles, pero que resultarán familiares a más de uno) continuaré publicando aquí los artículos de divulgación que, hasta ahora, publicaba en la página general de Naukas, y que aún pueden verse aquí.

Tengo también un proyecto que… bueno, es una sorpresa.

Seguiremos informando.

Mis primeros días en Wageningen los estoy pasando en casa de Sebastian, un compañero que tuvo la enorme gentileza de cederme una habitación. Gracias a su amable ofrecimiento he podido romper el siniestro círculo de la burocracia holandesa.

Ocupo una habitación que, de ordinario, pertenece a una china, que actualmente se encuentra de viaje. El caso es que la cama, un modelo bastante barato del IKEA, estaba bastante deteriorada… y, aunque soportaba holgadamente a su anterior ocupante, se vino abajo cuando tumbé sobre ella mi masculino y occidental cuerpo.

Vamos, que me cargué la cama nada más llegar.

Y ahora, bueno… duermo en un colchón en el suelo.

2015-10-07 20.58.22

Con eso y con todo, la habitación es cálida, luminosa, silenciosa y se duerme de maravilla.

Volveremos a dejar reparada y montada la cama para el regreso de su legítima dueña.

El primer día de trabajo me ha dejado una impresión inmejorable. El entorno de trabajo es muy agradable, tanto en la parte física:

2015-10-01 15.16.57

como en las más metafísicas:

  • Se nos anima a charlar entre nosotros, sin considerarse una pérdida de tiempo.
  • También se nos anima a salir a pasear o a hacer deporte si nos encontramos bloqueados.
  • Se nos permite escuchar música.
  • Y, en definitiva… muy buen trato.

Como Homer en su primerito día, yo también he tenido contacto con personas de diversas nacionalidades y culturas:

con las que, usando como lengua franca el inglés (cada cuál con su particular acento y forma de expresarse), ya he tenido tiempo de intercambiar interesantes ideas y, sobretodo, la valiosísima sensación de estar rodeado de gente que ama lo que hace.

La única pega, por llamarla de algún modo, es que los escritorios de los nuevos estudiantes aún no estaban preparados. De hecho, hemos tenido que usar nuestros ordenadores personales.

Ya iré contando más. Aún es pronto para que haya sucedido nada reseñable.

Mi primera semana en Wageningen la he invertido en hacer papeleos burocráticos de todo tipo, explorar la ciudad y sus alrededores, y adicionalmente sufrir un trancazo digno de estas latitudes.

Comento algunos de los papeleos, por si pudieran ser de interés para alguien:

BSN (Burgerservicenummer): se trata del número de ciudadano. Es el trámite más determinante de todos, pues se te exigirá para firmar el contrato, abrir una cuenta bancaria, etcétera. Normalmente se expide en el ayuntamiento, y normalmente se exige que demuestres que tienes una vivienda adecuada.

En mi caso, lo gestioné directamente desde las oficinas para estudiantes extranjeros de la universidad. Además, me registraron temporalmente como habitante de las propias oficinas. Más adelante comentaré por qué.

Cuenta bancaria: para trabajar en Holanda es imprescindible, según parece, tener una cuenta bancaria en el país. Existen bancos con promociones especiales para estudiantes que cobran 0 comisiones, y que permiten sacar dinero sin sobrecoste alguno desde otros países.

El mío lleva el hilarante y poco exportable nombre de Rabobank.

Seguro de responsabilidad civil: aunque no es obligatorio, es bastante recomendable contratar un seguro de responsabilidad civil. Uno nunca sabe cuándo puede prender fuego a un laboratorio o provocar un accidente.

Puedes contratarlo en el propio banco, y cuesta unos 8 € mensuales más una tasa anual de alrededor de 20 €.

Seguro médico: en Holanda es obligatorio tener un seguro médico privado. Dichos seguros cubren tus gastos por encima de una cantidad X, siendo X menor cuanto mayor sea tu tarifa mensual. Para un seguro de unos 80 €/mes, X vale alrededor de 320 €… de modo que si la totalidad de tus averías a lo largo de un año es inferior a esa cantidad, pagas la cura de tu bolsillo. Todo lo que supere esa cantidad es problema del seguro.

Por lo general, la propia universidad te recomienda alguna compañía que tiene precios especiales y/o condiciones ventajosas para sus estudiantes.

Y por supuesto, el contrato con la universidad. Pero este es otro tema y merece un post aparte.

Todos los trámites se han llevado a cabo con bastante facilidad. Hay que aclarar, sin embargo, que existe un problema bastante molesto con la legislación holandesa: para alquilar un piso, normalmente es necesaria una cuenta bancaria holandesa, pero para tener una cuenta es necesario el BSN… que no te conceden sin un alojamiento en Holanda. Se entiende mejor en un gráfico:

0

La manera de romper el círculo, en mi caso, ha sido obtener un permiso de la universidad para registrarme temporalmente como un habitante de la misma. La desventaja es que recibo allí toda mi correspondencia oficial, y estos días está siendo bastante intensa.

Tras un vuelo relativamente corto y tranquilo, amenizado por un espectacular sobrevuelo de París, Gante y Rotterdam, he aterrizado en el aeropuerto de Amsterdam.

Tras una hora en tren he llegado a la estación de Ede-Wageningen, donde he cometido el error de tomar un taxi hasta el lugar en el que voy a residir. Error leve, simplemente me ha salido muy caro.

2015-09-28 13.28.23

He tenido la suerte de que un futuro compañero, Sebastian, de nacionalidad alemana, se apiadó de mí y espontáneamente me ofreció una habitación en su piso, pues recordaba casi traumáticamente lo mucho que le costo encontrar piso a él. Se trata de una habitación de estudiante algo destartalada, pero en estos momentos la prioridad era colocar aquí mis posaderas de uno u otro modo. Ya habrá tiempo de encontrar algo definitivo.

2015-09-28 16.07.08
Las vistas no están mal del todo
Vistas desde la cocina
Vistas desde la cocina

Seguiremos informando.

Ha llegado el día.

Sospechaba que llegaría desde hace tiempo, concretamente desde que escogí licenciarme en física. Tras varios tumbos más o menos afortunados (una carrera ralentizada por mi trabajo de profesor particular, unos años trabajando como ingeniero, …) me ha llegó el “te quiero”.

Quién “me quiere” es un departamento de la Universidad de Wageningen, en los Países Bajos. Al fin podré dedicarme profesionalmente a la ciencia a tiempo completo (concepto que en Holanda se traduce en 38 horas semanales), aunque tenga que ser a más de mil kilómetros de casa.

2015-09-28 08.01.32

Hoy no es el momento para lamentarse de la mala suerte de tener inclinaciones científicas en el país y momento equivocados. Al contrario, solo albergo agradecimiento a toda la familia, amigos, profesores, etcétera, que constituyen mi verdadero vínculo con esta tierra. Dejo aquí un elevado número de personas muy dignas de ser echadas de menos; ellos saben quienes son. Incluir el nombre de un solo político en el mismo párrafo sería de un mal gusto imperdonable.

Mi vuelo sale en unas horas.

Seguiremos informando.