Genética contra los cacos

En Holanda los ladrones se enfrentan a problemas muy particulares. Algunos de ellos podríamos llamarlos incluso ventajas. Por ejemplo, en la mayoría de supermercados hay sistemas de autocobro que, a pesar de estar sometidos a controles aleatorios, sin duda invitan a los aprovechados a “olvidarse” de escanear algunos de sus productos.

Otra ventaja, un poco más surrealista, es que la legislación holandesa aplica una tarifa plana a los robos en tiendas. Como lo oyen… si te pillan robando, pagas 181 € (aparte de lo sustraído). Las tiendas incluso tienen carteles con el precio marcado:

Los ladrones pagan 181 € (fuente: https://so-da.nl/)
Los ladrones pagan 181 € (fuente: https://so-da.nl/)

Para más surrealismo, la compañía mediadora (So-Da) cobra una parte de esos 181 € (más información, en inglés, aquí). La privatización de absolutamente todo es otra de las cosas a las que uno debe habituarse en este país.

Pero no todo iban a ser facilidades: algunas tiendas incorporan un sistema antirrobo completamente futurista y alucinante. Me refiero al DNA-Spray, muy popular en las grandes ciudades holandesas.

Tiendas equipadas con spray de ADN (fuente: Wikipedia)
Tiendas equipadas con spray de ADN (fuente: Wikipedia)

Este sistema está pensado para robos nocturnos o asaltos con violencia. Consiste en rociar el lugar con una niebla apenas perceptible que, aunque inofensiva, es muy difícil de eliminar de la piel y:

  • Es luminiscente bajo luz ultravioleta
  • Contiene una secuencia de ADN sintético con un código único para cada tienda

De modo que, si eres sospechoso, la policía puede comprobar que estuviste en el lugar de los hechos con una lámpara de luz negra y un “sencillo” análisis de ADN… de modo que si eres culpable, puedes ir preparando los 181 €.

Esta tecnología se usa también para marcado de material susceptible de ser robado (como ordenadores en centros de investigación o material agrícola, por ejemplo). Comentan además que la falta de cultura científica, de la que tanto nos quejamos en esta casa, juega en este caso a favor de la ley y el orden, pues parece ser que el mero hecho de que el sistema de seguridad involucre ADN asusta al caco medio.

Casi como en Minority Report
Casi como en Minority Report

Para más información recomiendo este artículo del New York Times (en inglés) : A Spray of DNA to Keep the Robbers Away

Esta curiosa historia me la hizo llegar J.J. Gallego, otro colaborador de esta casa que también vive en los Países Bajos y que, aunque no ha asaltado ninguna tienda (que yo sepa) es biólogo y muy observador.


1 Comentario

Participa Suscríbete

Orbatos

Sin duda es curioso, pero hay casos en algunos países casi surrealistas.

En algunos supermercados en Japón las cajas no se encuentran a la salida, sino en medio de la tienda. Vas a la caja, pagas, luego vas a una zona donde puedes organizarte tu compra en bolsas, y luego sales tranquilamente del supermercado atravesando parte del mismo, por el mismo lugar por donde has entrado.

Claro, que están “enseñados” desde pequeños a tener una honradez hasta límites que aquí nos parecerían surrealistas. Pero no nos engañemos, que muchas tiendas mantienen las cajas al final y tienen sus productos con etiquetas antirobo.

Ya puestos, podrían decir “por la noche dejamos la wi-fi enchufada, y ya saben que eso les dará cáncer y se les caerá la minga” XD

Responde a Orbatos

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Cancelar